Usamos cookies propias y de terceros para mostrar información personalizada, y por motivos estadísticos. Si continúas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. OK Más información

Publicaciones etiquetadas como Masturbación

El show del ascensor
Imagina que trabajas en un gran edificio de oficinas. Es viernes por la tarde y por allí ya no queda casi nadie. Coges el ascensor para bajar al parking y pillar tu coche directo a casita. Mientras suena el clásico hilo musical, un retortijón te recuerda unas crecientes ganas de evacuar. Piensas que no tendrás problema en llegar a tiempo para descargar en la tranquilidad de tu propio baño cuando inesperadamente un ruido y un parpadeo de la luz te hacen presagiar lo peor. Efectivamente, el ascensor se ha atascado.
Sin pensarlo dos veces pulsas el botón de auxilio. A los pocos segundos escuchas aliviado la voz del que crees que será tu salvador. Sin embargo, al poco de entablar conversación te das cuenta que hay algo raro en su tono. Tu interlocutor es el único segurata que queda en el edificio y se regodea de ello. Te ofrece su ayuda pero te pide algo a cambio. Ni más ni menos que te chantajea a cambio de su ayuda. Te explica que te está viendo por una cámara y quiere que le dediques un show especial: Deberás desnudarte con “bailecito sexy” incluido y luego masturbarte hasta el orgasmo si quieres que te saque de allí.
Antes de aceptar sin más, intentas sin éxito salir de allí de cualquier manera, pero estás encerrado. También compruebas que ahí dentro tu móvil no capta ningún tipo de señal. Amenazas al segurata con todo tipo de insultos y promesas de demanda pero nada le importa. Te explica que pensaba suicidarse esa misma noche cuando te vio por la cámara y quiere divertirse un poco antes de dejar este mundo cruel. Por más que lo intentes no conseguirás su ayuda sin cumplir sus condiciones.
Puedes realizar tu parte del trato y estar en la comodidad de tu hogar en un rato, aunque nadie te asegura que el segurata no sea tan cabronazo como para grabar tu show y subirlo a internet. Tu alternativa es esperar al Lunes a las 8, después de haber pasado todo el fin de semana allí encerrado, sin comer ni beber y aguantando el aroma de tus propias deposiciones que no aguantarán tanto tiempo en tu interior. Valora tus opciones y responde:

El show del ascensor

Imagina que trabajas en un gran edificio de oficinas. Es viernes por la tarde y por allí ya no queda casi nadie. Coges el ascensor para bajar al parking y pillar tu coche directo a casita. Mientras suena el clásico hilo musical, un retortijón te recuerda unas crecientes ganas de evacuar. Piensas que no tendrás problema en llegar a tiempo para descargar en la tranquilidad de tu propio baño cuando inesperadamente un ruido y un parpadeo de la luz te hacen presagiar lo peor. Efectivamente, el ascensor se ha atascado.

Sin pensarlo dos veces pulsas el botón de auxilio. A los pocos segundos escuchas aliviado la voz del que crees que será tu salvador. Sin embargo, al poco de entablar conversación te das cuenta que hay algo raro en su tono. Tu interlocutor es el único segurata que queda en el edificio y se regodea de ello. Te ofrece su ayuda pero te pide algo a cambio. Ni más ni menos que te chantajea a cambio de su ayuda. Te explica que te está viendo por una cámara y quiere que le dediques un show especial: Deberás desnudarte con “bailecito sexy” incluido y luego masturbarte hasta el orgasmo si quieres que te saque de allí.

Antes de aceptar sin más, intentas sin éxito salir de allí de cualquier manera, pero estás encerrado. También compruebas que ahí dentro tu móvil no capta ningún tipo de señal. Amenazas al segurata con todo tipo de insultos y promesas de demanda pero nada le importa. Te explica que pensaba suicidarse esa misma noche cuando te vio por la cámara y quiere divertirse un poco antes de dejar este mundo cruel. Por más que lo intentes no conseguirás su ayuda sin cumplir sus condiciones.

Puedes realizar tu parte del trato y estar en la comodidad de tu hogar en un rato, aunque nadie te asegura que el segurata no sea tan cabronazo como para grabar tu show y subirlo a internet. Tu alternativa es esperar al Lunes a las 8, después de haber pasado todo el fin de semana allí encerrado, sin comer ni beber y aguantando el aroma de tus propias deposiciones que no aguantarán tanto tiempo en tu interior. Valora tus opciones y responde: