Usamos cookies propias y de terceros para mostrar información personalizada, y por motivos estadísticos. Si continúas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. OK Más información

Publicaciones etiquetadas como Cárcel

Viaje sin retorno
Has viajado a un país extranjero tercermundista para hacer un voluntariado. Al poco de llegar, la humilde familia con la que te hospedas te ofrece un delicioso banquete de bienvenida. Por más que intentas averiguar de que especie se trata, el idioma no os permite entenderos.Cuando le das los últimos bocados a tu plato, después de haber repetido, un grupo de policías entra por puertas y ventanas y os detiene a punta de pistola. Tu no entiendes nada. Ya en comisaría, te explican que estás acusado de participar en un ritual prohibido y penado y que el plato que te zampaste era un delicioso bebé al horno. Vas a pasar los próximos 20 años en una cárcel de las chungas. En ese país no se andan con chiquitas y no hay defensa que valga, poco les importa que seas inocente.De camino a la cárcel, el furgón en el que eres trasladado sufre un accidente y cae a un río. Quienes te custodian la palman mientras que tu quedas libre. Aquí entra en juego la decisión que debes tomar…Si huyes, podrás vivir libre pero siempre dentro de las fronteras de dicho país. Al mínimo intento de emigrar te apresarán y te ejecutarán sin miramientos por fugitivo. Lo mismo si intentas contactar con cualquier conocido de tu país de origen. Si quieres tomar esta opción tendrás q hacer creer tanto a tu familia y amigos como a la ley de allí que te ahogaste en el río y tu cadáver fue arrastrado por la corriente y devorado por los cocodrilos.Si te quedas en la zona del accidente, te apresarán de nuevo y cumplirás los 20 años de cárcel sin rebaja de condena pero al menos tus conocidos no pensarán q te has ido para siempre. Podrás contactar con ellos periódicamente e incluso te visitarán alguna vez. También podrás volver a tu tierra natal una vez que pase ese tiempo.
 

Viaje sin retorno

Has viajado a un país extranjero tercermundista para hacer un voluntariado. Al poco de llegar, la humilde familia con la que te hospedas te ofrece un delicioso banquete de bienvenida. Por más que intentas averiguar de que especie se trata, el idioma no os permite entenderos.

Cuando le das los últimos bocados a tu plato, después de haber repetido, un grupo de policías entra por puertas y ventanas y os detiene a punta de pistola. Tu no entiendes nada.

Ya en comisaría, te explican que estás acusado de participar en un ritual prohibido y penado y que el plato que te zampaste era un delicioso bebé al horno. Vas a pasar los próximos 20 años en una cárcel de las chungas. En ese país no se andan con chiquitas y no hay defensa que valga, poco les importa que seas inocente.

De camino a la cárcel, el furgón en el que eres trasladado sufre un accidente y cae a un río. Quienes te custodian la palman mientras que tu quedas libre. Aquí entra en juego la decisión que debes tomar…

Si huyes, podrás vivir libre pero siempre dentro de las fronteras de dicho país. Al mínimo intento de emigrar te apresarán y te ejecutarán sin miramientos por fugitivo. Lo mismo si intentas contactar con cualquier conocido de tu país de origen. Si quieres tomar esta opción tendrás q hacer creer tanto a tu familia y amigos como a la ley de allí que te ahogaste en el río y tu cadáver fue arrastrado por la corriente y devorado por los cocodrilos.

Si te quedas en la zona del accidente, te apresarán de nuevo y cumplirás los 20 años de cárcel sin rebaja de condena pero al menos tus conocidos no pensarán q te has ido para siempre. Podrás contactar con ellos periódicamente e incluso te visitarán alguna vez. También podrás volver a tu tierra natal una vez que pase ese tiempo.