Usamos cookies propias y de terceros para mostrar información personalizada, y por motivos estadísticos. Si continúas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. OK Más información
Ser mascota
Una raza alienígena claramente superior llega a la tierra. Un individuo de su especie se acerca a ti para proponerte un trato. Se ha fijado en la extraña costumbre humana de tener animales de compañía y quiere que tú seas su mascota.
Te promete que vivirás en su casa con todas las comodidades y con todas tus necesidades cubiertas. Estarás más mimado que el chihuahua de Paris Hilton. Podrás ver a tus seres queridos cada vez que te saque a pasear por la tierra. Llevarás una vida de perros pero en el mejor sentido de la palabra: sin preocupaciones, con un amo cariñoso y cuidado en todos los aspectos.
De no aceptar su propuesta tu hipocresía ofenderá al visitante que te ha propuesto el pacto con las mejores intenciones. Te podría desintegrar al instante pero en vez de eso te dará una lección. Cambiará tu mente de cuerpo con tu mascota (de no tener mascota, imagina que tienes un perrete estándar). Vivirás el resto de tus días en el cuerpo del animalito y solo podrás emitir los sonidos que sean capaces de producir sus cuerdas vocales. Mientras tanto a saber como se comporta tu mascota en tu cuerpo, esperemos que no esté en celo y se trinque a tu pareja… Mira el lado bueno, si consigues llegar a comunicarte mediante gestos, escribiendo en las paredes con un tocho sujetado con la boca, o como se te ocurra; puede que llegues a convertirte en una estrella mediática como caso único en el mundo.

Ser mascota

Una raza alienígena claramente superior llega a la tierra. Un individuo de su especie se acerca a ti para proponerte un trato. Se ha fijado en la extraña costumbre humana de tener animales de compañía y quiere que tú seas su mascota.

Te promete que vivirás en su casa con todas las comodidades y con todas tus necesidades cubiertas. Estarás más mimado que el chihuahua de Paris Hilton. Podrás ver a tus seres queridos cada vez que te saque a pasear por la tierra. Llevarás una vida de perros pero en el mejor sentido de la palabra: sin preocupaciones, con un amo cariñoso y cuidado en todos los aspectos.

De no aceptar su propuesta tu hipocresía ofenderá al visitante que te ha propuesto el pacto con las mejores intenciones. Te podría desintegrar al instante pero en vez de eso te dará una lección. Cambiará tu mente de cuerpo con tu mascota (de no tener mascota, imagina que tienes un perrete estándar). Vivirás el resto de tus días en el cuerpo del animalito y solo podrás emitir los sonidos que sean capaces de producir sus cuerdas vocales. Mientras tanto a saber como se comporta tu mascota en tu cuerpo, esperemos que no esté en celo y se trinque a tu pareja… Mira el lado bueno, si consigues llegar a comunicarte mediante gestos, escribiendo en las paredes con un tocho sujetado con la boca, o como se te ocurra; puede que llegues a convertirte en una estrella mediática como caso único en el mundo.



Comentarios del blog proporcionados por Disqus